Novedades

El gigante asiático se abre al mundo como potencia_03.07.2015

Un grupo de 39 productores, técnicos y empresarios del sector agrícola puso fin el domingo pasado a una recorrida de 15 días por China, el gigante asiático que se ha convertido en el principal socio comercial de Uruguay y que vive una transformación que lo encamina a ser la principal potencia económica mundial.

La gira de intercambio productivo, comercial y cultural, que fue organizada por segunda vez en dos años por la compañía de agroquímicos Tafirel y por Barraca Erro, una de las principales empresas del sector agropecuario, permitió al grupo conocer varias zonas del norte, este y sur de China, recorrer cultivos de soja, maíz y arroz, visitar fábricas y ver el ritmo de grandes ciudades como la capital Pekín y Shanghái, y culminar con una estadía de dos días en Hong Kong.

La recorrida tuvo una agenda intensa, ya que el grupo partía del hotel alrededor de la hora 7.30 y no regresaba al hotel hasta la noche. Es que en China todas las distancias son grandes y para llegar a las ciudades o sus alrededores el grupo debió hacer muchos kilómetros, en los 15 días.

Pero el entusiasmo fue grande porque el grupo, formado en su mayoría por uruguayos a los que se sumaron cuatro paraguayos y dos argentinos que producen en Uruguay, estaba ante la oportunidad de conocer al gigante asiático, que lleva una década de crecimiento y que, pese al enlentecimiento de la economía global, crecerá a una tasa de 8,7%.

Para lograr ese guarismo habrá sectores que crecerán apenas 6%, pero otros lo harán 16%, según estimó la embajadora de Uruguay en China, Rosario Portell, durante una cena de bienvenida que ofreció al grupo en un restaurante céntrico de Pekín.

China es un país en el que “no se vislumbra” que se vaya a detener el crecimiento y está “lleno de oportunidades” para incrementar el comercio, reflexionó la diplomática, quien recordó que en la actualidad el gigante asiático compra carne vacuna, rubro en el que es el principal destino, soja, lana, lácteos y carne ovina. Además, ha crecido el interés chino por software. Portell invitó a los uruguayos a “que vengan a China a ofrecer sus productos”.

En Pekín, el grupo recorrió Tiananmen, la plaza más grande del mundo, que entre los atractivos turísticos posee el mausoleo de Mao Zedong, creador en 1949 de la República Popular China, a la que gobernó con mano dura hasta su muerte, a los 83 años, en setiembre de 1976; y la Ciudad Prohibida, el palacio imperial durante las dinastías Ming y Qing, residencia de 24 emperadores durante cinco siglos hasta la abdicación forzosa de Puyi, el último emperador, en 1924.

La Ciudad Prohibida, la construcción palaciega más grande del mundo con 74 hectáreas de extensión, declarada patrimonio cultural de la humanidad por la Unesco, lleva ese nombre debido a que solo podían ingresar los que se ocupaban de los asuntos imperiales. Está rodeada por un foso de agua de seis metros de profundidad y muros de nueve metros de altura, tiene una guardia militar en la puerta y posee casi 10 mil estructuras arquitectónicas en su interior.

Agricultura extensiva

uego de tres días en Pekín, que incluyó una visita a la Gran Muralla, el grupo viajó hacia la región de Heilongjiang, en el norte del país cerca de la frontera con Rusia y Mongolia, donde se desarrolla una agricultura extensiva y se aprecia que están en vías de desarrollo. Como en la mayoría de los lugares visitados, es visible una China vieja a la que se le superpone otra moderna y dinámica que se está construyendo.

En esta región, el grupo visitó Qiqihar y Nenjiang, donde visitó una cooperativa de productores agrícolas y visitó chacras de soja y de maíz, con ambos cultivos en pleno desarrollo en la primavera, un parque de maquinarias bueno pero sin la tecnología de punta y un local donde se entregan insumos a los productores y se acopia.

Lo más sobresaliente de esa visita fue enterarse que el Estado sigue siendo el propietario de la tierra, entrega a los productores semillas e insumos (fertilizantes, por ejemplo) y los campesinos deben entregar al gobierno el 80% la producción. Sin embargo, en la última zafra recibieron un pago de US$ 800 la tonelada de soja, cuando en el mercado se pagaba a unos US$ 400.

Cuando se recorre la zona son cientos de kilómetros de extensos campos de soja y maíz, todos iguales apenas separados por una hilera de árboles, algunos campesinos por las hileras de cultivos todavía sacando malezas con una azada y cada tanto un grupo de casas bajas de los campesinos, una al lado de la otra; las viejas de adobe y barro, las nuevas con techos de colores vivos.

Además, como se hace monocultivo en esas grandes extensiones, también aparecen grandes cárcavas en la tierra que ponen en riesgo el recurso natural, aunque los productores chinos dijeron que, así como hay subsidios para la plantación de árboles –y eso también se aprecia-, los hay para solucionar los temas de la erosión (enjardinan las cárcavas).

En la próxima edición, seguiremos viajando con el grupo hacia Shanghái, centro financiero y comercial que posee el puerto más grande de mundo, en el este de China. Y una recorrida por fábricas de agroquímicos en Hangzhou y Shenzhen, ejemplo de la nueva China, en Guangdong.

Balance positivo de Tafirel

El gerente comercial de Tafirel, Juan Bonilla, dijo a El Observador Agropecuario que “el viaje a China 2015 fue un éxito, ya que cumplimos los objetivos que nos planteamos, como la visita a las principales fábricas de agroquímicos y formuladores de defensivos agrícolas utilizados en la región, el conocimiento de China como gigante mundial, el intercambio productivo, comercial y cultural de las naciones asiáticas y latinoamericanas, y contrastar la realidad agrícola con la región”.

Agregó que “esta recorrida nos permitió ver el avance constante de China, el aumento del poder adquisitivo de la población, lo cual nos da cierta perspectiva que la demanda por nuestros productos se mantiene, aunque debemos pasar esta coyuntura con ajustes internos”.

Bonilla aseguró que “en lo técnico vemos la reconversión de fábricas antiguas hacia fábricas con tecnología de última generación en donde los fabricantes están enfocados al desarrollo de moléculas propias apoyadas en los institutos de investigación”.

Por último, aseguró que “se conformó un grupo de productores, técnicos, empresarios que le dio al viaje un sustento único ya que permitió obtener diferentes puntos de vista y opiniones enriquecedoras”.

Impactante
Rafael Elutchanz, comercial de granos de Barraca Erro, dijo a El Observador Agropecuario le impactó “el crecimiento de China, da la impresión que no paran y siguen con un ritmo muy fuerte, cómo trabajan día y noche, las grandes edificaciones que se están haciendo” y agregó que “en todos los lugares que recorrimos se ve lo mismo: con las rutas que tienen y las que están haciendo, la alimentación, y podría enumerar muchas cosas más que impactan”. Sobre el viaje, Elutchanz agradeció en nombre de Barraca Erro “al grupo formidable que nos acompañó. Este ya es el segundo viaje que concretamos a China con las empresas Erro/Tafirel, logramos armar un grupo muy importante de personas y destaco la buena organización con la cual pudimos cumplir con toda la agenda pactada. Tanto productores como técnicos que nos acompañaron pudieron recorrer y conocer China por dentro”.

Sitio web optimizado por: Diseño Web
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Wordpress modo mantenimiento