Novedades

MGAP prioriza que la producción se duplique con conciencia agropecuaria_11.09.2015

Tabaré Aguerre, ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, hizo un llamado a construir conciencia agropecuaria para que se entienda que el “pan de hoy” tiene que ver con la actividad agropecuaria, pero “más pan para mañana” implica duplicar la producción sin afectar para el futuro la capacidad productiva de los recursos.

El jerarca instó a promover esa actitud en su discurso durante el acto inaugural del pabellón del MGAP en la 110a Expo Prado, espacio donde el eslogan alude a uno de los cinco ejes temáticos para el gobierno ministerial: “Intensificación sostenible – Pan para hoy, más pan para mañana”.

Aguerre, al respecto, destacó que, ley de presupuesto mediante, el MGAP está creando la Unidad Ejecutora de Bioseguridad, que tendrá que ver con toda la dinámica, discusión, análisis y puesta a punto de lo vinculado con la bioseguridad vegetal, con la inocuidad alimentaria y con la defensa alimentaria, que es “un concepto nuevo incorporado por los mercados más exigentes como un atributo adicional a los tradicionales de sanidad e inocuidad”.

Aguerre adelantó que será trascendente “prepararse para dar certezas y garantías de que a través de los alimentos no podemos generar un problema de seguridad a otro país, desafío clave para un país que se propone generar alimento para 50 millones de habitantes, con calidad, certificación, diferenciación y valor agregado ambiental, para transformar ese alimento en algo más valioso para generarle mejores oportunidades a los distintos integrantes de la sociedad que participen –directa o indirectamente– en el proceso de producción”.

Ante un auditorio que colmó el pabellón, destacó el valor del compromiso del país de asumir que se es capaz de producir más emitiendo menos gases de efecto invernadero por unidad de producto, utilizando eso como un elemento de diferenciación, “porque en el futuro eso será una barrera paraarancelaria o un elemento de diferenciación”.

La máquina del tiempo

Este año la propuesta del MGAP es una suerte de máquina del tiempo, que inicia su viaje en 1815 y lo concluye en 2055. Los mojones son cuatro: 1815, cuando José Artigas creó el Reglamento de Tierras –ayer se cumplieron 200 años–; 1935, cuando se creó el MGAP; 2015, cuando desde el MGAP se promueve un Uruguay Agrointeligente; y 2055, año que se pone como meta señalando demandas y, por ende, la necesidad de brindar respuestas adecuadas.

Sobre aquel reglamento, elogió su espíritu, dijo que fue la primera expresión organizada de la tierra y su relación con la gente de la América colonial y que ese hecho histórico merece que quienes interpretan la historia no caigan en el anacronísmo.

Recordó que entonces dos suertes de estancia, unas 5.000 hectáreas, significaban la posiblidad de producir 120 cueros al año (porque no se vendía carne, leche ni grasa) y esa producción era lo que precisaba una familia para vivir. Esa era la escala entonces.

En esa línea del tiempo, el ministro valoró la creación del MGAP que, en 80 años, experimentó una metamorfosis de contenido y organizacional respondiendo a las necesidades del momento, muchas veces dependientes de las exigencias de los mercados.

En el otro extremo de la línea, en 2055, el indicador expuesto señala que el mundo tendrá 9.300 millones habitantes, con una población en Uruguay de 3,4 millones y su capacidad de alimentar a 50 millones de habitantes.

La secuencia iniciada en 1815 situaba esos registros en 1.075 millones de habitantes en el planeta, 200 mil en Uruguay y la capacidad aquí de alimentar solo a la población local.

Actualmente, la población del mundo es 7.320 millones, con 3,4 millones en Uruguay, que puede alimentar a 30 millones.

El viento de frente

Aguerre precisó que “el viento de frente nos obliga a navegar con inteligencia, pero no nos debe permitir perder el norte, estamos obligados y comprometidos no a atender las demandas emergentes del hoy, también a comprometernos para generar las capacidades institucionales, sociales, políticas, normativas y productivas del Uruguay 2055”.

En el pabellón se exponen los cinco ejes temáticos del Uruguay Agrointeligente: promoción de la competitividad; intensificación sostenible; adaptación al cambio climático; desarrollo rural; y articulación institucional.

“El Uruguay Agrointeligente no puede ser simplemente la respuesta inmediata, más o menos eficiente, a las demandas del hoy, debemos imaginar las del futuro (…) esa es la verdadera y profunda interpretación de la historia que a nuestro procer le hubiera gustado tener en la sociedad de sus descendientes”, dijo Aguerre.

Chiquito, pero hace roncha

En el pabellón del MGAP se cita que Uruguay es el segundo mayor vendedor de lana procesada y el segundo exportador global de celulosa de fibra corta en el mundo; que es el quinto comercializador de lácteos; y que es el sexto exportador de arroz, el sexto exportador de carne vacuna y el sexto mayor vendedor de soja del mundo.

Sitio web optimizado por: Diseño Web
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Plugin WordPress Maintenance