Novedades

Subsidios ponen a Estados Unidos en la mira de Brasil_09.05.2015

La fuerte baja en el precio de los granos no solo presiona a los agricultores. También presiona a los gobiernos. Jugado a la exportación de soja y con cada vez más ventas al exterior de maíz y arroz, Brasil no se puede dar el lujo de ver cómo el aumento de los subsidios de Estados Unidos plantea una amenaza que presiona aún más a la baja los precio de sus principales cultivos.

Es por esto que el país sudamericano inició una investigación para recabar evidencia que permita demostrar la medida tomada por el gobierno estadounidense.

Esta es una etapa inicial que podría derivar en un cuestionamiento del programa agrícola del país norteamericano ante el Comité de Agricultura de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

De confirmarse la sospecha, Brasil buscaría el apoyo de otros países exportadores de materias primas para presentar la causa frente a la OMC, dijeron funcionarios del gobierno brasileño al portal Reuters.

Esta tensión entre ambos países se da en medio de los preparativos del viaje de la presidenta Dilma Rousseff al país norteamericano, luego de haber suspendido la visita planificada para 2013 por el espionaje realizado por Washington sobre sus comunicaciones personales.

La agenda de la visita no incluye la discusión de los subsidios estadounidenses. Sin embargo, asesores de la presidenta planean abordar el tema durante sus reuniones con integrantes del gobierno estadounidense, explicaron los funcionarios.

“Estamos seguros de que los subsidios de Estados Unidos van a subir, pero tenemos que reunir pruebas durante la próxima zafra para argumentar nuestro caso”, dijo un funcionario involucrado en la formulación de políticas comerciales a Reuters.

“No descartamos una disputa comercial, pero estamos en las primeras etapas”, añadió.

Consultado respecto del futuro de los subsidios, un portavoz del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, Cullen Schwarz, respondió: “los nuevos programas de las leyes agrícolas tienen efectos mínimos sobre la producción y el comercio y, como tal, estamos seguros de que los programas cumplen con nuestros compromisos con la OMC”.

Esta no es la primera vez que estos países se enfrentan por diferencias con respecto a subsidios agrícolas.

Brasil ganó un caso histórico ante la OMC presentado en 2004 contra los subsidios estadounidenses al algodón.

La disputa finalizó en setiembre del año pasado con un acuerdo donde los productores brasileños de algodón recibieron US$ 300 millones.

Sitio web optimizado por: Diseño Web
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Wordpress modo mantenimiento